Antonio Pascuali plantea la relación entre información, comunicación y conocimiento. Para este investigador se entiende por relación comunicacional “aquella que produce (y al mismo tiempo supone) una interacción biunívoca del tipo de saber, el cual solamente es posible cuando entre los dos polos de la estructura relacional (transmisor— receptor) funciona una ley de bivalencia. Todo transmisor puede ser receptor; todo receptor puede transmisor”[1].

Este modelo de perspectiva socio—psicológica diferencia las relaciones de información y las relaciones de conocimiento, de las que el autor denomina relaciones de comunicación. Pascuali propone un coeficiente de comunicabilidad que permita distinguir entre comunicación e información. Dicho coeficiente se fundamenta en una tipificación y cuantificación de la carga transmisor—receptor. En esta perspectiva, la comunicación es “el intercambio de mensajes con posibilidades de retorno no mecánico entre polos dotados del máximo coeficiente de comunicabilidad[2]. Por información se entendería la “relación que se establece entre polos con bajo coeficiente de comunicabilidad”[3]. La comunicabilidad, entonces, está dada fundamentalmente por la posibilidad de retorno.

Al referirse a la relación de conocimiento Pascuali asume que el transmisor es la persona que conoce. Explica el autor cómo, en una relación de conocimiento, aunque no se presente un proceso de bipolaridad intercomunicacional, el sujeto cognoscente no deja actuar y, por el contrario, desde su propio pensamiento se acerca el objeto que pretende conocer.




[1] Pascuali, Antonio. Citado por Bordenave y Martins. Op. Cit. pág 80). De modo directo puede verse también el libro: Pascuali, Antonio. Comunicación y cultura de masas. Monte Avila Editores. Caracas. 1972.

[2] Ibid.


[3] Ibid.